Alejandro Marín – Abogado Málaga

¿Qué es un testamento ológrafo? Aprenda las peculiaridades de este tipo de expresión de las últimas voluntades y las consecuencias y validez de la existencia de un testamento ológrafo en Málaga.

Testamento ológrafo Málaga

Alejandro Marín Testamento ológrafo MálagaLos testamentos suelen ser documentos formales con altos tecnicismos que redacta un Notario. La realidad es que la ley trata de hacer prevalecer la voluntad del difunto sobre los aspectos formales. La posibilidad de escribir una pieza de papel que tenga validez como testamento muestra esta intención de la ley. Existen, no obstante, requisitos legales para la validez de un testamento ológrafo en Málaga.

Los diferentes tipos de testamentos

El testamento más común, dentro de la sucesión testamentaria, es el testamento abierto, que se otorga ante un Notario conforme a la voluntad que le expresa el testador. El hecho de que sea la forma más común de establecer las últimas voluntades no es casualidad. Dentro de los testamentos comunes, el testamento abierto presenta ciertas ventajas.

Una de ellas es que constará la existencia pública del mismo, a diferencia de lo que sucede con el ológrafo. Por no decir que la ley establece unos parámetros legales sobre los cuales el testador no puede disponer, independientemente de su voluntad: la legítima de los herederos forzosos. La posibilidad de mejorar a alguno de éstos tampoco es desdeñable. El Notario, en un testamento abierto, le asesorará sobre estos extremos y otros, ayudándole a conciliar su voluntad con las disposiciones del Código Civil.

El testamento ológrafo será redactado sin ningún tipo de asesoramiento notarial. Tampoco se conocerá su existencia (en tanto que, al no haber Notario, no se dará conocimiento a la Dirección General de los Registros y del Notariado). Aparte de sus desventajas, no significa que no sea válido, ni que en este testamento no se pueda disponer el destino de las propiedades y de las deudas del testador.

Testamento ológrafo Málaga

El testamento ológrafo: redactado por el mismo testador

El testamento ológrafo es un tipo de disposición testamentaria donde la persona que lo redacta es la misma que dispone del patrimonio. Deberá cumplir unas formas y unos requisitos generales que el Código Civil enumera en sus disposiciones referentes al mismo, sin que ello rompa su carácter de libertad de forma.

Los requisitos son referentes a la capacidad para otorgarlo. Mientras que para el testamento abierto ante Notario la edad mínima será de catorce años, para disponer de la última voluntad mediante un testamento ológrafo será necesario tener cumplidos los dieciocho. Las reglas de incapacitación o enajenación mental se aplican igualmente, si se prueba que eran manifiestas cuando se escribió.

Para su validez, deberá ser escrito por el testador con su firma, expresando la fecha y el lugar. Surge la duda de la posibilidad de que el testador sea asistido en su redacción, dejando este tipo de testamento aparentemente fuera la posibilidad de ser usado por aquel incapacitado para escribir. La redacción con ayuda de un tercero o por medios mecánicos invalidaría el testamento, siendo declarado nulo en su protocolización.

Este tipo de testamento es ciertamente débil ante la posibilidad de una declaración de nulidad. Piense en los intereses de posibles herederos o legatarios, acompañados de la facilidad de imitar un documento como éste. Es por eso que hay batallas legales que intentan probar la invalidez o, por el contrario, la validez del documento. Las pruebas acerca de la capacidad en el momento de redactarlo, con peritajes o testigos que reconozcan la letra y firma del testador, son comunes. La ley declara, incluso, la nulidad en caso de que existan tachaduras o correcciones no salvadas con la firma del testador.

La validez de un testamento ológrafo, además, depende de su protocolización

La protocolización es el término legal que se usa para hacer referencia al proceso de dar validez al testamento, examinar su legalidad y corroborar su autenticidad. El encargado será el Juez de Primera Instancia del domicilio del testador o del lugar donde éste haya fallecido. Puede ser un proceso costoso y complejo, del que dependerán la validez y la eficacia del testamento ológrafo.

Además, le podríamos añadir un inconveniente extra: la protocolización está sometida a plazo. Lo que significa que, si en el plazo de 5 años no se lleva el testamento al Juzgado por alguno de los legitimados para hacerlo, éste no podrá ser validado, aplicándose las disposiciones legales de las sucesiones intestadas.

Si el testador hubiese depositado el testamento ológrafo en alguna persona de su confianza, ésta estará obligada a presentarlo en el Juzgado para su protocolización en el plazo de 10 días desde que tuvo noticias de la muerte del causante. Si no lo hiciera, será responsable por los daños y perjuicios que ocasione el retraso. Podría pensarse en la posibilidad de la extensión de responsabilidad de esta persona para el caso de pérdida del testamento ológrafo en él depositado. La ley da la posibilidad de que este depósito se haga ante Notario.

Testamento ológrafo Málaga Ventajas

Conclusión: hay motivos que aparentemente lo convierten en una buena opción pero, ¿lo son realmente?

Su secretismo es indudable: que nadie sepa nada puede ser tanto una ventaja como un problema. Pero, ¿no son las otras formas testamentarias igualmente privadas? De hecho, lo son. No sólo porque existe el testamento cerrado ante Notario (en pliego cerrado que nadie conoce), sino porque también el uso de testigos no es común y, por lo tanto, todas las disposiciones quedan entre el causante y el Notario, quien guardará deber de privacidad.

Es, sin duda, barato de otorgar. Aunque, puesto en perspectiva, y dada la facilidad de que sea declarada su nulidad después de un procedimiento (donde habría que pagar, además, abogados y peritajes para el cotejo de letras), los 45€ o 60€ que puede costar otorgar un testamento ante Notario no parece que sea mucho dinero. Redactarlo no es caro, son las consecuencias para probar su validez lo que encarece el testamento ológrafo.

Parece cómodo y evita un desplazamiento hasta la Notaría para personas quizás muy mayores e impedidas o enfermas. Por un lado, el Notario se puede desplazar. De hecho, en caso de enfermedad grave, con 4 testigos el enfermo podrá dar validez a las disposiciones testamentarias que quiera.

Parece que la opción de disponer de las últimas voluntades mediante un testamento ológrafo no es la mejor. A las desventajas ya mencionadas habría que añadir: facilidad de manipulación y, por tanto, de nulidad; costosa comprobación de su veracidad; protocolización sometida a plazo; falta de asesoramiento notarial, incrementando la posibilidad de cometer errores; alta posibilidad de pérdida o destrucción; causando la imposibilidad de conocer su contenido.

Ejemplo de un testamento ológrafo en Málaga

Encarna M. P. conocía de la posible existencia de un testamento ológrafo depositado en manos de una amiga de Francisco M. R., su padre. La Dirección General de los Registros y del Notariado no tenía constancia de que se hubiese otorgado un testamento de bienes notarial, lo que implicó que se procediera a la declaración de herederos (en este caso ante Notario).

El caudal hereditario estaba compuesto por las siguientes partidas:

  • Domicilio familiar: 183.600€.
  • Segunda residencia: 166.300€.
  • Liquidación de Sociedad, siendo socio único el testador: 98.800€.
  • Cuentas bancarias: 36.300€.
  • Plan de pensiones: 21.000€.
  • Deudas con la Seguridad Social y con Hacienda: constituían un pasivo de 9.365€.

Todo ello hacía un total de 496.635€.

La declaración intestada implicaría la división del caudal hereditario entre todos los descendientes por partes iguales. Acudir a un abogado de herencias le incrementó su porción en 55.182€, al validar las disposiciones ológrafas que hacían referencia al tercio de mejora y al de libre disposición.

A. M.

Licenciado en Derecho, una vez diplomado, decidió especializarse en casos relacionados con el Derecho Sucesorio y en Herencias. Sin embargo, no ha sido el único área en el que se ha especializado. Realizo un Doctorado en Responsabilidad Civil y Seguros.
Experto además en casos de accidentes de tráfico, así como laborales, estamos hablando de un jurista multidisciplinar con un elevadísimo grado de formación y experiencia, sobre todo en reclamaciones por indemnizaciones, ejecución de declaración de herederos, acuerdos con compañías aseguradoras, accidentes de tráfico…

(Llevamos casos de toda la provincia. Abogado de Rincón de la Victoria, abogado de Mijas, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Show Buttons
Hide Buttons